Skip to content

Millennials y sus Mascotas

MILLENNIALS Y MASCOTAS

Según estudio, los perros son una razón para que los millennials compren su primera casa .

Ha sido demostrado que los millennials es el grupo demográfico más proclive a tener mascotas y dedicar sus vidas a ellas. Sus perros y gatos son además la primera razón por la que comprarían una casa. 

En cada país, las generaciones millennials responden a características distintas, según tradiciones, idioma y demás factores culturales. Pero hay muchas cosas en las que coinciden y según las cuales pueden destacarse de entre otras generaciones. 

Los millennials forman parte de uno de los grupos generacionales más grandes en buena parte del mundo. Debido a haber nacido en una época de importantes transformaciones a nivel internacional, presentan rasgos muy diversos. Se relacionan con su entorno de manera distinta, incluso han establecido relaciones diferentes con los animales, llegando a informarse y comprometerse aún más con sus mascotas. 

De hecho, según un estudio, mientras que para los jóvenes de otras generaciones comprar una casa era importante para formar una familia, para los jóvenes millennials el primer motivo por el que desearían comprar su primera casa son sus mascotas.  

Los millennials y sus mascotas

Los jóvenes millennials han aprendido a relacionarse con sus mascotas de una forma mucho más intensa que otras generaciones. Debido a que están ideológicamente más desatados de las religiones o las estructuras familiares, ellos contemplan al grupo familiar de otra manera. Muchos de ellos manifiestan poco o nulo deseo de tener hijos en el futuro, mientras que adoptan a sus perros como si lo fueran. Más del 30 % de los millennials son dueños de un animal.

Para los millennials sus perros son una compañía de la cual no pueden prescindir, y los tienen en alta estima. Es por eso que se convierten en su prioridad y la razón por la que estos jóvenes deciden o consideran adquirir su primera vivienda: para darles más espacio, un mejor patio o jardín en el que puedan jugar, y una mejor calidad de vida. 

Además, también contemplan que en el edificio en el que se encuentren los lugares sean aptos, y que estén cerca de zonas verdes o parques en los que sus mascotas puedan pasear. Los paseos con sus perros son una parte muy valiosa del estilo de vida millennial, por eso se encargan de incorporarlos a su rutina, ya sea con caminatas, saliendo a correr u otras formas de deporte. De esta manera, mantienen una actividad regular mediante la cual la salud tanto de uno como de otro está equilibrada. 

Aquellos que trabajan, suelen emplear buena parte de su sueldo en las necesidades de sus mascotas, como alimento balanceado de buena calidad para evitar enfermedades, una atención periódica de un médico veterinario, y demás comodidades entre las que se incluyen los accesorios para dormir o jugar.

Normalmente, los jóvenes de esta generación suelen hacer una mayor investigación con respecto a las razas de perros, formas de cuidado y características genéticas. Y tienen todos estos aspectos en cuenta a la hora de hacer adoptar. 

Los millennials y la adopción de animales

Esta generación se ha encargado de promover todavía más los derechos de los animales, incentivando a la gente a adoptar, en vez de adquirir a los perros, por ser la venta animal una forma de explotación. Es por eso que muchos de ellos tienen perros de razas mezcladas o de razas que han sido explotadas por muchos años para distintos fines, como las carreras de galgos. 

También son más proclives a adoptar gatos, y complementarse con la independencia de estos animales. De hecho, son muchos de ellos los que se han atrevido a adoptar gatos de raza maine coon, los gatos más grandes del mundo. 

Con estas influencias, también se han llegado a abrir lugares denominados pet-friendly en distintas partes del mundo. Es decir, sitios a los que se puede ir acompañado de las mascotas. Este hábito terminó se terminó expandiendo, incluso instalándose en lugares que antes no eran pet-friendly, como ciertos restaurantes, bares, bibliotecas o algunos transportes públicos.